LEY DE ENVASES, UNA DEUDA PENDIENTE

  • El consumo estimado de materia prima plástica anual es superior a 1.669.000 toneladas. El 45,5 % se destina a envases y embalajes.
  • Los residuos plásticos representan el 18% de la basura domiciliaria.
  • La producción de envases PET se estima en 15 millones de unidades por día.
  • Se comenzó a importar desde Bolivia materia prima (pelett Pet) proveniente de residuos de envases.
  • Hace más de una década que se demanda una ley de envases como solución a la producción indiscriminada de estos residuos.

Por Consuelo Bilbao

En la Argentina, el consumo estimado de materia prima plástica anual es superior a 1.669.000 toneladas, de las cuales casi la mitad es destinada para envases y embalajes  (45,5% )[1]Los diferentes tipos de plásticos que se descartan de forma diaria representan el 18% de la composición  total de la basura domiciliaria de la CABA. Uno de los residuos más habituales en el consumo doméstico son los envases PET de bebidas y alimentos (gaseosas, aguas, aceites, comida rápidas), pero por falta de aplicación de políticas en  gestión integral de residuos, parte de estos terminan en los rellenos sanitarios o en los cursos de agua.  De acuerdo a una informe periodístico del 2015[2],  los residuos que más afectan la red pluvial de la ciudad de Buenos Aires son las botellitas de plástico PET, que frenan el curso del agua en los conductos pluviales y arroyos de la ciudad y que terminan más tarde en las desembocaduras sobre el Rio de la Plata.

En el país, la producción de envases PET se estima en  15 millones de unidades  por día (200.000 toneladas de PET anual), alcanzando un consumo anual de 5 kg por habitante. Solo un 10% de esta producción (20.000 toneladas) vuelve al circuito productivo para ser reciclado como materia prima, obteniéndose 12 mil toneladas pellet PET  para nuevos envases de bebidas y alimentos. Otro 15% del PET se recicla para otros usos como filamentos para escobas, cepillos y láminas para fabricar bandejas para alimentos, también se exporta a China para producir fibras textiles, según informó Carlos Briones de Dak Americas.

Paradójicamente, como si en nuestro país faltaran residuos de plástico como nueva materia prima, se comenzó a importar  pellet reciclado (proveniente de envases) desde Bolivia, para producir envases de bebidas y alimentos.

Entonces, si consideramos el impacto ambiental que generan los residuos de envases y los costos de su disposición final ¿Por qué no reciclamos más residuos de este tipo?  Además, la industria del reciclado podría generar nuevos empleos y más valor agregado. Las causas son diversas, algunas sobre las que el Estado no puede incidir directamente, como los precios bajos de la materia prima virgen debido al precio del petróleo, otras dependen exclusivamente de decisiones políticas, que vienen siendo frenadas y que el sector ambientalista demanda  hace más de una década.

botellas plastico

En otros países la solución a la innumerable cantidad de basura proveniente de envases,  ha sido la implementación del principio de “responsabilidad extendida al productor”,  esto quiere decir que los fabricantes que ponen los envases en el mercado, deben hacerse cargo de los costos y la gestión de esos residuos. De esta forma, los productores se ven estimulados a producir menos cantidades de envases (prevención en la generación) y obligados a implementar sistemas de gestión de envases para su reutilización, reciclado o correcta disposición. De esta forma para el productor, al incorporar entre sus costos la gestión de la basura, ya no es rentable generar residuos de forma indiscriminada.

Hoy en día en nuestro país, como los costos de la gestión y de la disposición final de la basura la afronta el Estado, para el fabricante resulta más económico producir nueva materia que obtenerla de los circuitos del reciclado. Es aquí donde el Estado deber regular para que el fabricante se vea incentivado a reusar y/ o reciclar que a seguir generando más basura. Para ello, es urgente que se avance con una Ley de gestión de residuos de envases y embalajes, que incentive a los fabricantes a realizar productos en base al  ecodiseño. Productos con menores proporciones de materia plástica, con materiales reciclables ya sea para los envases y/o etiquetas. Además,  implementar  sistemas de gestión público privados que permitan retornar los envases al sistema productivo ya sea por el reúso o el reciclado.

 

[1] Fuente CAIP 2013

[2] http://www.lanacion.com.ar/1829553-rio-de-la-plata-toneladas-de-botellas-de-plastico-contaminan-las-aguas.

1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s