EL ATLÁNTICO SUR, ENTRE LAS REGIONES DE MAYOR PESCA ILEGAL DEL PLANETA

  • Un nuevo reporte basado en información satelital destaca al Atlántico Sur como una de las regiones de mayor pesca ilegal del Planeta.
  • El Puerto de Montevideo se revela como el segundo a nivel global en materia de descargas de pesca no declarada.

Por Milko Schvartzman

El sitio de Observación de la Pesca Global (GFW por sus siglas en inglés) acaba de presentar el reporte sobre los casos de transbordos pesqueros en alta mar o transshipping, como se denomina en la jerga pesquera. Esta maniobra es utilizada para encubrir la pesca no regulada y abusos a los derechos humanos. El estudio revela las regiones en que esta práctica es más frecuente, los puertos y los estados involucrados.

¿Qué es el transbordo en alta mar?

Los barcos pesqueros involucrados en actividades ilícitas, para evitar controles portuarios y permanecer mayor tiempo en alta mar, utilizan el método de descarga, reabastecimiento y cambio de tripulaciones mediante el amarre a otro barco con capacidad de carga y bodega refrigerada, los llamados ‘reefers’.

Los ‘reefers’, en su mayoría, se encuentran registrados bajo ‘bandera de conveniencia’: utilizan el pabellón de un tercer estado que carece de regulaciones jurídicas ante delitos en alta mar.

Esta maniobra, además de permitirles permanecer un año o más sin regresar a puerto, imposibilita conocer el origen de la captura y sus impactos ambientales, realizar controles sanitarios, laborales, o de seguridad a la navegación, y es común en embarcaciones involucradas en pesca ilegal, narcotráfico y tráfico de personas.

Se estima que la pesca Ilegal, No Declarada y No Regulada (INDNR) tiene un costo anual de entre 9 y 22 mil millones de dólares, afectando no solamente las finanzas, sino también la conservación de los océanos y la fuente de subsistencia de unos 500 millones de personas en comunidades pesqueras que dependen de la pesca como sustento y fuente de alimento.

El Atlántico Sur entre las zonas “más calientes”

De acuerdo a los datos analizados, el borde de la Zona Económica Exclusiva del Mar Argentino, a unos 360 kms del continente, es una de las cuatro regiones con mayor cantidad de transbordos en alta mar.

La nueva investigación suma gravedad a la ya conocida situación de depredación de los recursos naturales en el Atlántico Sur, donde se estima una flota de más de 400 barcos extranjeros involucrados en pesca INDNR. De acuerdo al análisis individual de cada barco, los estados predominantes en el Atlántico Sur son China, Taiwán, Corea del Sur y España.

Dónde descargan los “reefers”

En el reciente estudio de GFW se destaca la región no solo por la alta frecuencia de transbordos, sino porque el Puerto de Montevideo, en Uruguay, es el segundo a nivel global, más frecuentado por los ‘reefers’ de pesca INDNR.

No es la primera vez que se identifica a Uruguay como eslabón clave de la pesca ilegal en el Atlántico Sur. Muchas de las embarcaciones que han cometido delitos en otras regiones del planeta utilizan el puerto sobre el Río de la Plata como base logística, como ser el caso de los buques Oyang 75 y Oyang 77, embargados por la justicia de Nueva Zelanda por sobrepesca y abusos bordo, o el caso del Hua Li 8 que luego de una persecución cinematográfica por pescar ilegalmente en la ZEE Argentina, se refugió en el Mar Territorial de Uruguay.

Entre los casos de transbordo analizados por GFW se publica la imagen de un ‘reefer’ operando fuera de la costa de Argentina. Mediante una fotografía satelital se observa al Hai Feng 648 recibiendo la captura pesquera de un barco no identificado, el 30 de noviembre de 2016.

El 8 de diciembre de 2016, el Hai Feng 648 estuvo descargando la captura ilegal en el Puerto de Montevideo.

Un conflicto más grave que el de las Pasteras sobre el Río Uruguay

Uruguay exporta pescado capturado a la altura de Comodoro Rivadavia o las Islas Malvinas como ‘Made in Uruguay’, siendo que las imágenes satelitales que muestran a los pesqueros y los ‘reefers’ que se trasladan ida y vuelta desde el caladero al Puerto de Montevideo, demuestran su origen en aguas internacionales no reguladas o dentro mismo del Mar Argentino por parte de barcos que han participado en persecuciones con la Armada Argentina.

La casi totalidad de las operaciones que utilizan como base logística a la República Oriental del Uruguay implica a barcos sentenciados, ya sea por sobrepesca, pesca ilegal en mar jurisdiccional de otros estados, violaciones de los Derechos Humanos, trata de personas, y hasta narcotráfico.

Debido a la falta de datos sobre lo que se descarga en Montevideo, y del esfuerzo pesquero que sobre el ecosistema marino del Atlántico Sur, es imposible tener datos certeros sobre el estado de los recursos, y su impacto social y económico en la región.

Por qué en el Atlántico Sur

El Atlántico Sudoccidental es una de las regiones con mayor riqueza y biodiversidad marina del Planeta debido a diversas condiciones naturales, como ser la concurrencia de la corriente cálida de Brasil y la fría de Malvinas, la vasta extensión de la Plataforma Continental y su abrupta ladera a mayores profundidades.

Se estima que por el tamaño de la flota se captura el equivalente a mil millones de dólares al año sólo de calamar.

La FAO-ONU estima que el 90% de los caladeros del mundo se encuentran colapsados, al borde del colapso o plenamente explotados. Especialmente se encuentran agotados los mares del Hemisferio Norte, por lo que flotas con subsidios estatales de Europa y Asia son enviadas a explotar los caladeros de países en desarrollo, en Africa, Oceanía y América del Sur.

La supervivencia de muchas especies marinas, como pingüinos, albatros, elefantes marinos, delfines, ballenas, y peces se ve seriamente amenazada por la sobrepesca en el Atlántico Sur, más aún cuando las especies blanco son fundamentales en la cadena alimentaria.

En qué consiste el estudio de GFW

El estudio de GFW refleja el resultado del seguimiento satelital de miles de los mayores barcos pesqueros del mundo desde 2012 hasta 2016.

Para determinar si se ha realizado transbordo en altamar se analizan los casos en los que un barco de carga refrigerado o ‘reefer’ y un barco pesquero se mantienen a una distancia menor a 500 metros durante un mínimo de tres horas y a una distancia de más de 20 millas náuticas de la costa. De los 86 mil casos analizados, se detectaron más de 5 mil eventos que cumplen con estas características.

Una eficaz herramienta para conservar el mar

GFW es una plataforma online fundada por Google, Oceana, y SkyTruth, que ofrece al público acceso satelital gratuito a los movimientos de gran parte de las embarcaciones pesqueras de todo el planeta, por lo que cualquier ciudadano con una conexión a internet puede investigar y detectar actividades sospechosas, y denunciarlas.

La identificación satelital permite determinar el nombre, bandera y derrota de muchas de las embarcaciones pesqueras que operan en el mundo. Con estos datos es posible rastrear otras características e historial de la embarcación.

 

Reporte de GFW: http://blog.globalfishingwatch.org/2017/02/the-first-ever-global-view-of-transshipment-in-commercial-fishing/

El negocio de la pesca ilegal. Montevideo, una parada de piratas: http://www.elpais.com.uy/que-pasa/montevideo-parada-piratas-pesca-ilegal.html

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s