DAKAR 2017: UNA COMPETENCIA PREPOTENTE QUE LOS GOBIERNOS SIGUEN APOYANDO

. Entre el 2 y 14 de enero próximos, se desarrollará la novena edición del rally Dakar en Sudamérica.

. Ya lleva en su historial más de 60 muertes, entre competidores, periodistas y espectadores.

. El gran desafío es cómo concebimos nuestra relación con la naturaleza, cómo la hacemos armoniosa, cómo convivimos con las demás especies, cómo nos tratamos bien y amablemente entre nosotros.

Por Elba Stancich

Entre el 2 y 14 de enero próximos, se desarrollará la novena edición del rally Dakar en Sudamérica, siendo la trigésima novena carrera desde su inicio en el año 1978. El recorrido iniciaba en París, Francia, y finalizaba en Dakar, la capital de Senegal en la costa atlántica de África. En la edición 2017, 491 competidores en 316 vehículos recorrerán 9000 kilómetros por Argentina, Paraguay y Bolivia.

Inspirada por Thierry Sabine, quien en un rally se pierde con su moto en el desierto de Libia y atraído por el paisaje y los desafíos que enfrentó, decide crear esta competencia considerada la más exigente del mundo.  La adrenalina consiste en recorrer entre ocho y nueve mil kilómetros por desiertos, montañas, atravesando ríos, en condiciones climáticas rigurosas, sin conocer exactamente el recorrido con anticipación, poniendo en juego las destrezas de los conductores para controlar sus vehículos, su habilidad para repararlos, su sentido de la orientación, y alardear fortaleza mental y resistencia física.

Las variadas categorías de vehículos, motos, cuadriciclos, camiones y autos, con o sin modificaciones, es una vidriera y competencia comercial para las diferentes escuderías que participan, que despliegan su parafernalia tecnológica. Acompañado además con exhibición de voluptuosas mujeres jóvenes, que dan lugar a titulares tipo “las hermosas mujeres que calentaron el Dakar”, dándole un sesgo machista despreciable, que por supuesto no es privativo de esta carrera en particular.

Las primeras veintinueve ediciones largaron en Europa y tuvieron como meta final África; la última fue en 2007. En diciembre de ese año fueron asesinados en Mauritania cuatro turistas franceses y tres militares, -país que iba albergar 18 etapas de la competición-, que en esa oportunidad iba a salir de la ciudad de Lisboa, Portugal. Unos días antes de la edición 2008, la empresa organizadora, Amaury Sport Organisation (ASO), comunica que anula la edición 2008 del rally, siguiendo las recomendaciones del Ministerio de Relaciones Exteriores de Francia debido a las amenazas proferidas contra la carrera por grupos terroristas de Al Qaeda. No era la primera vez que la  amenaza terrorista estuvo presente en este rally, ya que en 2000, 2006 y 2007, la organización decidió anular etapas y establecer puentes aéreos, para evitar puntos calientes del terrorismo.

Seguidamente el director de la carrera, el francés Étienne Lavigne, anunció oficialmente el 12 de febrero de 2008 que la próxima edición del Rally Dakar se trasladaría de continente.

Pisoteando Sudamérica

Argentina y Chile fueron los anfitriones de las cuatro primeras ediciones por estas tierras, desde el 2009 al 2011; en el 2012 y 2013 se suma un tercer país, Perú; en 2014 y 2015 el Dakar circuló por Argentina, Bolivia y Chile; y en 2016 por Argentina y Bolivia.

En 2017 el recorrido se iniciará en Paraguay, pasará por Bolivia y terminará en Argentina. Si bien es el debut de Paraguay en el Dakar, este país cuenta con la experiencia del rally Transchaco, siendo Argentina el firme anfitrión en las nueve ediciones sudamericanas.

En varias oportunidades en Paraguay hubo protestas por el paso del Transchaco. Al decir de un líder de la comunidad ayoreo: “El problema es que cuando acaba el rally nos dejan una gran cantidad de basura. No aporta nada ni a las comunidades indígenas ni no indígenas. Pero el impacto medioambiental es muy fuerte cuando no se nos consulta a las comunidades indígenas sobre su paso”. La carrera es causa de conflictos debido al abundante consumo de alcohol de los aficionados en presencia de los más jóvenes, y en algunas ediciones se han dado casos de violaciones de mujeres indígenas en ese contexto [1].

Las denuncias sobre los impactos al ambiente, flora, fauna, patrimonio arqueológico, tuvieron su respuesta en las autoridades ambientales de las provincias argentinas, que han ido aumentando la exigencia a los organizadores. El COFEMA (Consejo Federal de Medio Ambiente) emitió la resolución Nº 324/2016 que establece los requisitos para la empresa organizadora del “Rally Dakar Paraguay–Bolivia–Argentina 2017” [2]. Entre los veintidós puntos que debe cumplir la Empresa Organizadora para la presentación de la evaluación del proyecto, figuran:

– Hacerse cargo de los gastos de gestión integral de los Residuos (asimilables a urbanos, peligrosos y patógenos), e inscribirse como Generador eventual de Residuos Peligrosos.

– Presentar las medidas de seguridad adoptadas para salvaguardar la integridad de las personas que pudieren encontrarse por las zonas donde transcurre la competencia (espectadores, pobladores, transeúntes).

– Se les restringe el paso por áreas protegidas, pudiendo las jurisdicciones locales prohibir el mismo.

– Las Jurisdicciones Locales acuerdan garantizar los derechos de participación y consulta previa, libre e informada de las Comunidades Indígenas y de la Ciudadanía en general. En tal proceso deberá participar la empresa organizadora y afrontar los gastos que el mismo sufrague.

Las provincias argentinas que atravesará la carrera son, por orden cronológico: Formosa, Chaco, Santiago del Estero, Tucumán, Salta, Jujuy, Catamarca, La Rioja, San Juan, San Luis, Córdoba, Santa Fe y Buenos Aires.

Capricho luctuoso

El rally Dakar, la competencia de ricos caprichosos que pagan por aventuras extremas, ya lleva en su historial más de 60 muertes, entre pilotos, periodistas, espectadores y accidentes relacionados con vehículos de la competencia, entre ellos nueve niños. Veinte se estas muertes ocurrieron en las ediciones de Sudamérica.

La primera víctima mortal de este rally fue Patrick Dodin, que, tras salirse de la pista, se fracturó el cráneo. Sin embargo, el episodio más trágico se registró en 1986. Siete fallecidos, entre ellos el propio Sabine, que perdió la vida después de que el helicóptero en el que viajaba acompañado por el cantante Daniel Balavoine, la periodista Nathalie Odent, el piloto suizo Francois-Xavier Bagnoud y el técnico de la RTL Jean-Paul Le Fur se estrellase en Mali [3].

La cifra podría ser mucho mayor considerando la cantidad de accidentes ocurridos como el sucedido en 2016 cerca de Arrecifes, provincia de Buenos Aires, cuando la competidora china Guo Meiling pierde el control de su vehículo muy cerca de una zona de espectadores, dejando 10 heridos. O cuando en el Parque Nacional Los Cardones en Salta un vehículo embistió a tres guardaparques que cumplían su función en el puesto de control, como denunciaron los trabajadores del Parque.

El Dakar pertenece al siglo pasado

Fanatismo automovilístico, fomento de turismo, a la gente le encanta, mueve dinero, son los principales argumentos que esgrimen para seguir bancando esta competencia, gobernadores, ministros, presidentes, desde Sebastián Piñera a Evo Morales, es indiferente el sesgo político partidario.

El Dakar pisotea a la naturaleza, atropella, mata. La prepotencia no se resuelve compensando emisiones o recolectando la basura de sus campamentos. Eso no cambia la relación con la naturaleza, porque justamente la motivación está en enfrentarla, pasar por lugares intransitables, domarla, y jugar a quién es el más fuerte,  el más macho, al compás de un gran negocio. Pero un negocio que se lleva puesto vidas.

Estamos atravesando un momento crítico en la historia de la humanidad donde está en juego nuestra supervivencia como especie humana, todo lo que hagamos en los próximos 4 años, va a definir si la vida de nuestros hijos podrá transcurrir en condiciones aceptables o si van a tener que adaptarse a un infierno. Por lo que el gran desafío es cómo concebimos nuestra relación con la naturaleza, cómo la hacemos armoniosa, cómo convivimos con las demás especies, cómo nos tratamos bien y amablemente entre nosotros.

Por supuesto hay cantidad de temas más relevantes y urgentes que preocuparse por la huella ecológica del Dakar, pero se trata de apostar por una ética de la sustentabilidad, por dejar atrás la cultura del rompo todo y me divierto como quiero, y los gobiernos tiene la responsabilidad de dar el ejemplo. Apoyando el Dakar lamentablemente no lo están haciendo.

Qué paso adelante sería declarar a Sudamérica territorio libre de Dakar, tarea para UNASUR.

NOTAS:

[1] Indígenas alertan de impacto ambiental y humano del rally del Chaco. Ultimahora.com. 22 de setiembre de 2014-

[2] Sancionada el 29/07/2016. Publicada en el Boletín Oficial del 29/07/2016

[3] La historia más negra del Dakar. Elmundo.es. 9 de enero de 2006.

2 Comentarios

  1. Excelente nota! Te hago una pregunta, el dato de los guardaparques atropellados en los cardones en donde lo viste? no me había llegado esa información.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s